Hoy vamos  a hablar de posiblemente la chaqueta más versátil y necesaria en cualquier armario por su capacidad para moverse de la formalidad a la informalidad con gran éxito. La chaqueta americana -odd jacket en inglés-  tiene su antecedente en las chaquetas de finales del siglo XIX que eran utilizadas por los cazadores y agricultores en Irlanda e Inglaterra. Más adelante fue cambiando por su utilización en el ámbito deportivo: para montar a caballo y poder practicar la equitación de forma más cómoda, se acortó la clásica levita.

Su evolución generó nuevos diseños, en el caso específico de la americana se basa en su construcción con dos botones y la abertura central trasera en ambos lados de la espalda, además se añadieron hombreras para aumentar el efecto de ancho de la espalda, que hicieron diferenciarse de las levitas y fracs. Su mejora de diseño y popularización se produjeron en Norteamerica, donde muchos británicos la dieron a conocer y causó sensación.

Esta chaqueta tiene unas perfectas propiedades de formalidad y elegancia y a la par, su corte más casual y algunos accesorios como los bolsillos de parche, de ojal vivo o de pestaña, su habitual uso de coderas o el pequeño bolsillo derecho llamado cerillera hacen que pueda usarse en diferentes ámbitos. Por poner ejemplos, la habremos visto decenas de veces como chaqueta deportiva, uniforme colegial o parte de compañías aéreas y clubes náuticos, siendo muy común su utilización.

americanas para hombre

Diferentes estilos de americana

Combinar las chaquetas americanas

Muchas veces debido precisamente a la flexibilidad combinatoria de esta prenda se llegan a equivocos sobre el modo adecuado para conjuntarla. La americana tiene la ventaja de poder ir justo un escalón por debajo del traje en formalidad pero igualmente poseer un look elegante y sobrio.

La combinación perfecta para esta formula es americana, camisa (algunos sueter de punto y camisetas llamativas son también utilizados, pero lo dejaremos para otro momento) y pantalón. La americana no tiene por que ser la clásica azul marino, juguemos con la gran variedad que existe. Muy recomendables las americanas con tejido espiga y la de cuadros Harris. Los pantalones chinos son una buena elección para combinar, al igual que unos vaqueros que combinados con una camisa blanca serán un outfit que cumpla ese binomio de elegante-pero-informal.

americana hombre

Puedes arriesgar tanto como quieras, si la combinación americana azul-camisa blanco-pantalón vaquero te parece demasiado conservadora prueba con una escala de color diferente: camisa y pantalón blanco, americana gris y complementos navy en corbata tricot, cinturón trenzado y mocasines de piel. O a la propia chaqueta azúl marino añádele un pantalón magenta que rompa con la visualidad. El azul marino combina con el magenta para formar conjuntos enérgicos, frescos y policromáticos. El look safari es otra interesante opción basada en americana beige, pantalones blanco roto, calzado de piel y camisas a cuadros de tonos marrones combinados. Como puedes ver, las posibilidades son ilimitadas, así que se libre para diseñar tu propia composición.