En el mundo de la moda son los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre lo bueno y lo sublime, por eso en cada minúscula parte de cualquier complemento se intenta crear algo nuevo. Uno de los ejemplos de esto lo encontramos en las hebillas del clásico cinturón de piel. Las hebillas, es decir ese cierre utilizado para sujetar y tensar un cinturón (aunque también ha servido antes de la invención de la cremallera en 1891 para abrochar calzados y ropajes) tienen una larga historia:

Historia de la Hebilla

La utilización de la hebilla se remonta a la antigua Roma y Grecia. Muy relacionada con la indumentaria militar, servía tanto para la correa donde sujetaban las armas como para las monturas de sus corceles. Estas hebillas estaban hechas de metal, marfil y hueso. Al ser un dispositivo tan útil y duradero se popularizó su uso de forma masiva y se crearon muchísimo diseños durante una basta época haciéndose popular especialmente el diseño para diferentes tipos de calzados.

hebilla cinturón clásica

Hebilla del Imperio Romano

Los Tipos de Hebilla en la Actualidad

En nuestros días, existe una muy amplia gama de hebillas tanto destinadas a actividades específicas como las deportivas como para la moda de alto nivel.  Podemos encontrar hebillas construidas con diferentes metales desde el acero al bronce, plásticos y un largo etcétera.

Por ejemplo a nivel deportivo los cinturones de levantamiento de peso juegan un papel muy importante en el alto rendimiento. Esto es debido a que la mayoría de los usuarios del cinturón de levantamiento lo utilizan para reducir el riesgo de lesiones en ejercicios de alta intensidad. Dos de los cinturones más famosos son en primer lugar el de hebillo doble y palanca. Estos son de cuero, pesados, muy duraderos y bastante complejos. Las hebillas las encontraremos sobre todo del tipo doble ya que si es solo de una el acero debe tener un volumen muy considerable. En segundo lugar podemos describir el cinturón de hebilla simple que es de un cuero más ligero que el anterior y de una sola capa (frente a las dos del anterior). En general es más grande en la parte trasera que en la delantera y es el más típico en las salas de entrenamiento.

hebilla para hombre culturista

hebilla doble y palanca diseñada para culturistas

Luego, si pasamos a los cinturones de hebilla para el día a día la complejidad evidentemente disminuye y las hebillas más conocidas son las de aro metálico con dos o una varita de metal que encaja en los agujeros del cinturón para tensarlo. También encontramos las hebillas a presión que cuentan con dos piezas de metal o plástico que deben ser presionadas dentro de un sujetador hueco, por ejemplo las encontramos en el cinturón de seguridad. Una vez que las piezas están en su lugar, se liberan hacia afuera y mantienen el cinturón tensado. Y por último están las hebillas clip, habitualmente de plástico y utilizadas por ejemplo en las clásicas mochilas del colegio.